¿Cómo usar un llamador de Ángeles?

No existe una formación específica para para saber cómo se usan los llamadores de ángeles, aunque dependiendo de la religión o cultura de la que nos informemos nos cuentan varias formas de comunicarnos con nuestros Ángeles de la Guarda a través de oraciones o rituales.

En el sentido más práctico y en el caso de las mamás que están embarazadas o que ya han tenido su bebé, sin embargo, sí existen algunas recomendaciones o consideraciones a tener en cuenta.

  1. Se puede usar en cualquier momento, pero será más efectivo a partir de la semana 15-16 de embarazo. La explicación es muy simple, a partir de esa semana es cuando el bebé empieza a desarrollar los órganos auditivos y podrá percibir mucho mejor el sonido del llamador.
  2. Llevarlo lo más posible cercano al vientre. Normalmente a la hora de comprar un llamador de ángeles, suelen venir con una cadena o cuerda lo suficientemente larga como para poder llevarlo así.
  3. En caso de los bebé que vengan de nalgas o pies, aparte de seguir las recomendaciones de su médico, se pueden utilizar los llamadores de ángeles. Para ello, podemos hacer sonar el cascabel lo más cercano al bajo vientre y así alentarlo a que gire, debido a la curiosidad que puedan tener por el sonido metálico.
  4. Una vez que nace el bebé, se puede colgar en su cuna, solo con el movimiento de la cama, el cascabel sonará, funcionando como un sonajero.
  5. Los bebés, antes de nacer, ya desarrollan la memoria y pueden recordar sonidos una vez que nacen. Por esto, cuando su bebé de pocas semanas o meses, tiene un momento de lloro, haciendo sonar el cascabel cerca de él, puede serle familiar el sonido y recordarle la tranquilidad y seguridad de cuando estaba en la barriguita de la mamá.